Rutas de ultratumba

Montjuïc (Barcelona)
Encastrado en la ladera sur de la montaña de Montjuïc, este camposanto fue inaugurado en 1883, y desde entonces ha ido dando sepultura a los barceloneses más ilustres. Con ellos se irguieron mausoleos y panteones que se conjuran junto a cipreses para conformar un paisaje tétricamente bello. Para disfrutarlo y entenderlo, se realizan tres rutas dos domingos al mes, todas ellas gratuitas. La primera se centra en los principales mausoleos y conjuntos escultóricos de la necrópolis; la segunda repasa las sepulturas de 48 personajes históricos allí enterrados, y la tercera combina ambos aspectos." data-share-imageurl="http://magazinedigital.net/sites/default/files/field/image/documento_0.jpg">
Repletos de historia, esculturas, arquitectura… y tumbas. Los cementerios españoles guardan miles de secretos entre lápidas, relatos del pasado que merecen ser recordados en paseos que no necesariamente han de ser lúgubres.

Montjuïc (Barcelona)
Encastrado en la ladera sur de la montaña de Montjuïc, este camposanto fue inaugurado en 1883, y desde entonces ha ido dando sepultura a los barceloneses más ilustres. Con ellos se irguieron mausoleos y panteones que se conjuran junto a cipreses para conformar un paisaje tétricamente bello. Para disfrutarlo y entenderlo, se realizan tres rutas dos domingos al mes, todas ellas gratuitas. La primera se centra en los principales mausoleos y conjuntos escultóricos de la necrópolis; la segunda repasa las sepulturas de 48 personajes históricos allí enterrados, y la tercera combina ambos aspectos. 
En la Ciudad Condal se encuentra también otro cementerio de primer nivel, con visitas guiadas y aún más antiguo: el del Poblenou. De estilo neoclásico, la burguesía catalana decidió mostrar su buen gusto en este pequeño cementerio. 

La Almudena (Madrid)
La Almudena es el mayor camposanto de la capital y uno de los más grandes de Europa. Sus 120 hectáreas dan cobijo a sepulturas de todo tipo. No es difícil perderse buscando las tumbas de Lola Flores, Di Stéfano o Pérez Galdós. Carlos Saguar Quer, secretario de la revista Goya de la Fundación Lázaro Galdiano y experto en arte cementerial, define este camposanto como ‘‘el principal exponente de la arquitectura cementerial en España’’. También en Madrid cabe mencionar el cementerio de San Isidro, que concentra gran parte de los panteones de la aristocracia del siglo XIX. ‘‘Se trata de un testimonio único’’, afirma Carlos Saguar. 

La Carriona (Avilés)
Esta necrópolis conforma una suerte de ciudad de los muertos, por su división racionalista de los espacios y disposición, que lo divide en calles y avenidas perfectamente estructuradas. El arte funerario que se encuentra en su interior es ecléctico y repleto de simbolismos, fruto de la intención de la burguesía y la aristocracia avilesas de descansar eternamente en bellos panteones e hipogeos. Por todo ello forma parte de la ruta europea de cementerios y de la Asociación de Cementerios Significativos en Europa (ACSE). 

San José (Granada) 
A la vera de la Alhambra, el cementerio de San José guarda miles de pedazos de historia, pues se trata del segundo camposanto municipal más antiguo de España. Desde que fue inaugurado en 1805 ha sido ampliado varias veces, dando lugar a una disposición un tanto caótica de sus 19 patios. En ellos se encuentran mausoleos, tumbas y estatuas que explican la historia de la ciudad andaluza, como el reputado Cristo protegido por una urna, conocido como El Señor del Cementerio, pues es la figura más visitada de la necrópolis. Está considerado bien de interés cultural y forma parte de la ruta europea de cementerios. 

General de València 
Hay en este cementerio multitud de panteones de todo tipo, entre los que se encuentra la pirámide neoegipcia de la familia Llovera. Inaugurado en 1807, la principal ampliación se afrontó en 1880, cuando se construyó el patio de los Pórticos, cuyas 170 columnas dóricas dotan de monumentalidad al camposanto. Existen cuatro rutas propuestas por el proyecto del Museo del Silencio, que se realizan los sábados previa inscripción, con las que descubrir personajes populares, ilustres o mujeres que dejaron huella. 

San Fernando (Sevilla)
Es reconocido por el número de personalidades de la cultura y la tauromaquia que descansan entre sus muros desde 1853, como Paquirri, Antonio Puerta, Manuela Vargas, Ramón Sánchez Pizjuán o Antonio Machín. 

Vista Alegre (Bilbao)
El cementerio de Bilbao se encuentra en Derio, y tiene su nombre bien merecido. Es la joya de la corona de la época dorada del arte vasco de finales del siglo XIX, una suerte de urbanización de descanso eterno. También en Euskadi, concretamente en San Sebastián, se alzan los grandes panteones del cementerio de Polloe, donde descansa, por ejemplo, Clara Campoamor. 

Ciriego (Santander)
Forma parte también de la ruta europea de cementerios y de la ACSE. En él se resguardan al menos 45 bienes patrimoniales, muestra de la destreza escultórica y arquitectónica de los maestros del siglo XX. Existen dos rutas para conocer a sus personalidades y el conjunto histórico-artístico.°