Cómo empezar bien el día

Proliferan las indicaciones o consejos para sacar el máximo provecho del día desde el momento que se abren los ojos tendido en la cama. Y la ciencia, al menos algunos estudios, lo avala. 

Steve Kay, profesor de Neurología e Ingeniería Biomédica, director del Centro Michelson de la Universidad del Sur de California, llega a la conclusión de que la mayoría de los adultos rinden mejor a nivel cognitivo a última hora de la mañana. Y para que sea así constata que es imprescindible establecer unas rutinas al despertarse. Al cumplir con esos pequeños retos es más probable que se consolide la consecución de objetivos a lo largo del día. Cada acción se convierte en una victoria que alimenta el estado de ánimo.

La ciencia también respalda en qué áreas pueden focalizarse estas rutinas de primera hora de la mañana, aunque puede cambiar según cada individuo. Si quiere tener una referencia, empiece dedicando como mínimo veinte minutos divididos a partes iguales entre realizar algún tipo de ejercicio o estiramiento, a meditar, a la escritura o diario íntimo y a planificar el día; unos diez minutos a desayunar y otros treinta minutos a leer. Total, una hora. Ahora varíe el dedicar más o menos minutos a cada área según le vaya mejor. Evitar objetivos demasiado ambiciosos. No sería una buena estrategia. La idea es que los retos propuestos sean razonablemente alcanzables o producirá el efecto contrario al deseado. Y para ello es necesario cultivar además una cierta flexibilidad eficiente.

MEDITACIÓN 5' Aunque el estado meditativo es una actitud, no está de más valerse de técnicas meditativas en la conquista de esa actitud. Y uno de los mejores momentos puede ser por la mañana al levantarse, con la intención de prolongar tanto como sea posible esta actitud que tantos beneficios comporta según múltiples estudios, tanto a nivel psicológico como biológico. Aumenta la capacidad de concentración, la creatividad y se gestionan mejor el estrés y la ansieda

DIETA 10' Sin duda, consumir alimentos saludables. El abanico es amplio. Pero primero, mejor beber un vaso de agua. Además de hidratar el organismo, activa el metabolismo y prepara el sistema digestivo. Y a continuación ya dependerá de cada uno. Hay quien opta por batidos de proteínas, jugos de frutas o un buen bocadillo de jamón. Hay más opciones. Y café, en cantidades moderadas. La cafeína aumenta el nivel de atención, la memoria y ayuda a estimular el buen humor, además de ser una fuente rica de antioxidantes y reducir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2. Con relación a la cafeína, sus efectos pueden notarse a los 15 minutos y permanecen en el organismo varias horas. 

EJERCICIO 5' Imprescindible mover el cuerpo. Fortalece huesos, músculos, ayuda a controlar el peso, reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares, aumenta la flexibilidad, reduce el estrés y mejora el ánimo. Y tampoco es necesario dedicar tantos minutos. Con pocos e intensos (abdominales en el suelo, flexiones, sentadillas, correr sin moverse del sitio levantando las rodillas...) son suficientes, según uno de los estudios del Colegio Americano de Medicina del Deporte, publicado en la revista Health & Fitness. Se obtienen beneficios parecidos a un entrenamiento de resistencia prolongado, comparable a correr o ir en bicicleta durante horas, tal como asegura Chris Jordan, director de fisiología del ejercicio en Human Performance Institute en Orlando, Florida. También se puede alternar esa intensidad con estiramientos o yoga.

ESCRIBIR 5' James Altucher, un emprendedor que ha fundado más de veinte empresas, que lo ha vendido todo y que juega a ser el rostro de bitcoin, asegura que cada día escribe diez ideas, las primeras que le pasan por la mente. Pueden ser el punto de partida de algún buen proyecto. Tampoco es necesario que sean ideas. Los expertos coinciden en los beneficios de escribir cada día unos minutos, por ejemplo, a modo de diario, para recoger impresiones y vivencias. Ayuda a ordenar las ideas, estimula la memoria y la creatividad, permite tomar conciencia de las propias emociones y gestionarlas. El psicólogo y profesor investigador de la Universidad de Texas James W. Pennebaker ha llegado a la conclusión de que hacerlo cada día incluso puede reforzar el sistema inmunológico. Y si se bloquea ante la página en blanco, empiece una frase con “Estoy agradecido por…”. Algunos estudios constatan que la gratitud aumenta la autoestima. Una bonita manera de empezar el día.

PLANIFICAR 5' A corto y largo plazo. Tan corto como las siguientes horas: qué se va a hacer durante el día hasta volver a la cama. Ayuda a ordenar, seleccionar y priorizar. Imprescindible para no sobresaturarse de actividades o tareas que después no se podrán realizar, lo que tendrá un impacto negativo en el estado de ánimo para la consecución de los próximos objetivos. Existe la tendencia de querer hacer más cosas de las que se puede realmente llevar a cabo. Y planificar a tan largo plazo como por ejemplo 10 o 25 años en una lista que podrá revisarse pasados tres, seis o doce meses. Permite tener perspectiva y preparar ese camino por el que se va transitando.

INTELECTO 30' Leer un libro. Si lo hace cada mañana durante media hora, al cabo de un año puede implicar entre diez y veinte libros. La lectura reduce las posibilidades de demencia. Es alimento para las neuronas. En general, tanto las novelas como los ensayos fomentan la imaginación y el conocimiento, dos pilares fundamentales para mantener la mente en forma.