Tules, gasas y transparencias

Y una vuelta de tuerca a la feminidad. Esa es una tendencia que siguen explorando, año tras año, la mayoría de las marcas. Se permiten versionar esta tendencia con toques lenceros, punk o en versión sartorialist. Y el resultado es una explosión de ideas, de colores y de diversos tejidos que permiten llevar las transparencias a cualquier momento del día o de la noche y en cualquier situación. Se adaptan al estilo de las que prefieren dejar algo para la imaginación y a las que, por el contrario, no tienen ningún reparo en mostrar la mayor parte de centímetros de piel posible. Pero siempre bajo los dictados de la elegancia y del buen gusto.