Un cuento contra la discriminación

Una obra de arte con mensaje integrador. Eso quiere ser el icónico calendario Pirelli para la edición del 2018, en la que han participado tanto músicos como actores, modelos y activistas, todos negros, aunque de todas las edades y tanto hombres como mujeres.

Antes deseado por su contenido erótico de mujeres sensuales, algunas prácticamente desnudas, y ahora ratificando un año más ese cambio revolucionario, en este caso hacia unas imágenes de personajes de cuento con ropajes incluidos. Personajes encarnados por personas negras, tanto hombres como mujeres y de todas las edades, fotografiados por Tim Walker, el fotógrafo inglés que reinventó los retratos de moda a través de Vogue durante más de una década. Este es el calendario Pirelli del 2018. 

Cuenta una historia, la de Alicia en el país de las Maravillas, con una protagonista que afronta adversidades y las supera. Un mensaje que no deja de repetir Tim Walker ante los periodistas desplazados a Nueva York para la presentación de la 45.ª edición del calendario. “Quería llegar a la génesis del imaginario de Lewis Carroll –dice el fotógrafo– para volver a contar la historia de Alicia desde el principio. Quería encontrar un punto de vista distinto y original. Todos tenemos algo de Alicia, incluso somos Alicia, una persona con carácter que puede salir adelante en un mundo donde todo parece ir a la contra”. En este caso, una Alicia negra, interpretada por Duckie Thot, de 22 años, conocida como “la Barbie humana de Sudán”, es idónea para protagonizar esta aventura por su propia biografía: es hija de padres sudaneses refugiados en Australia. Durante la presentación en el lujoso hotel Pierre, frente a Central Park, sus rasgos perfectos contrastaban con la cabeza rapada y los dientes torcidos que ostentaba la desafiante modelo Slick Woods, de 21 años. 

Para no dejar duda de este cambio revolucionario del popular calendario, salen retratadas activistas como la gambiana Jaha Dukereh, de 28 años, que lucha contra la mutilación genital. O la feminista angloganesa de 25 años Adwoa Aboah, que lucha por la igualdad y acaba de ser reconocida mejor modelo del año en los British Fashion Awards. O Thando Hopa, la modelo y abogada albina sudafricana, de 28 años, que combate los prejuicios en Johannesburgo. Todas ellas se combinan con nombres de estrellas ganadoras del Oscar, como la actriz kenianomexicana Lupita Nyong’o, de 34 años (que ya participó en el calendario Pirelli del 2017), y la gran y divertida Whoopi Goldberg, que con 62 años ha sido la más veterana de este calendario. También posan actores como Djimon Hounsou, de 53 años, y consagrados cantantes como el veterano rapero Sean Combs, de 48 años, o el divertido y acelerado RuPaul, de 57, que tanto hace de modelo como canta o actúa, como se pudo ver en la cena de gala de Pirelli en el Manhattan Center de Nueva York. 

No podía faltar en esta ocasión la mítica Naomi Campbell, la supermodelo de 47 años que ya se estrenó en el calendario en 1987, entonces menor de edad, con Terence Donovan, y repitió en 1995 con Richard Avedon, y en el 2005 con Patrick Demarchelier, desnuda o con poca ropa, culto al cuerpo y a la sensualidad. 

Sin embargo, para la edición del 2018, prevalece un recargado vestuario, bajo la supervisión del estilista de moda Edward Enninful. Con Tim Walker quedan para la posteridad 18 fotografías tomadas en 20 escenarios oníricos, suntuosos, llenos de fantasía, montados en su estudio de Londres el pasado mes mayo. Imágenes divertidas, inquietantes, impresas en un papel blanco brillante y un mate negro. Un producto de coleccionista, además, sin precio. No se vende. Los ejemplares son regalados y están numerados para evitar falsificaciones. Privativo. 

El calendario, que se publica desde hace más de medio siglo, se ha consolidado como objeto de culto, y no ya por los desnudos, sino por una cuidada estética de mensaje revolucionario. Como la edición del 2017, en la que Peter Lindbergh retrató en blanco y negro a famosas actrices de diversas edades sin apenas maquillaje. O la anterior, en que Annie Leibovitz fotografió a mujeres consolidadas profesionalmente en distintas áreas superando el enfoque sexualizado del calendario. O en la del 2015, que incluyó, por primera vez, una modelo de talla grande (Candice Huffine). No significa que Pirelli haya renunciado a la provocación. Se reafirma en ella, pero es social, reivindicativa; en el 2018, contra la discriminación.