Elsa Punset “Ser feliz es una decisión y afecta directamente a la salud"

Filósofa, divulgadora y autora de best sellers como 'Una mochila para el universo', Punset (Londres, 1964) se propone ahora, con su nueva obra, 'Felices' (Ed. Destino), convencer al lector de que puede construir su felicidad y, con ella, mejorar su salud. Para ello rescata reflexiones de filósofos antiguos y estrategias de diversas culturas y ofrece herramientas para que cada uno pueda acercar su día a día a lo que considera su vida soñada.

Sus aficiones.
Remar en kayak, la jardinería, el contacto con la naturaleza.

El mejor consejo a sus hijas.
Desde muy niñas he querido inculcarles: “Nada sin alegría”. La alegría es una brújula vital.

¿Vivimos la era de la autoayuda? ¿Obsesionados por la felicidad?
No es que haya más obsesión, sino que vivimos más y esa búsqueda es más compleja. Pero ha preocupado siempre. Desde aquellos pensadores griegos, los padres de la autoayuda, o los filósofos chinos. 

¿Son extrapolables sus ideas a la actualidad?
¡Claro! Hemos cambiado muy poco; y descubrirlo me ha parecido delicioso. Más que humanos, somos humanidad. Aquellos pueblos se debatían en las mismas dudas y deseos: la prosperidad, la salud, la justicia. ¡Somos tan similares! 

Y la búsqueda continúa...
Algo sí ha cambiado: hasta hace poco, la felicidad se consideraba algo frívolo. Pero se ha comprobado que tiene un impacto directo sobre la salud física y mental. Y sabemos que nuestro cerebro no nos ayuda a lograrla, al contrario.

¿Por qué?
Biológicamente está programado para la supervivencia: le preocupa que llegues vivo a la noche, no si eres feliz. Prima lo negativo. Así que hay que entrenarlo en positivo. Esa es mi labor: ayudar a la gente a lograrlo. 

¿Predica con el ejemplo? ¿Es feliz?
Soy una gran optimista. En una escala de felicidad me puntuaría con un 9. Tengo mis momentos bajos, pero sé que puedo gestionarlos. 

¿Se puede aprender a ser feliz? 
La genética cuenta, pero lo que determina es tu actitud y decisiones. Hay que empoderarse y decir: “Hallaré obstáculos, pero seré capaz de superarlos”.En contra de lo que siempre nos han dicho: que cada uno es como es y no cambia, podemos transformarnos.

¿Qué es para usted la felicidad?
Para mí es una sensación de plenitud contigo mismo. Pero es algo subjetivo. Por eso hablo de ser “feliz a tu manera”. Seligman, el padre de la psicología positiva, explica tres formas de encarar la vida (la vida placentera, buena o valiosa) y por tanto de cultivar la felicidad. 

¿Qué prescribe para conseguirla?
Gestionar el presente, cultivar las relaciones y vigilar cómo afrontamos las pequeñas frustraciones. 

¿Cómo se definiría?
Me veo curiosa, alegre y apasionada. Y me gustaría ser más compasiva.

Un filósofo especialmente útil hoy.
Heráclito y otros sabios griegos, por ejemplo. Ya eran conscientes de que los humanos dividimos el mundo en buenos y malos. Ellos practicaban la llamada “perspectiva cósmica”: se imaginaban alejándose de sus problemas, de su casa, su país... y flotando desde el espacio veían aquello como un todo, algo superior. ¡Sería tan necesario ahora! Yo enviaría a los políticos al espacio para que tuvieran otra perspectiva.

¿Qué le indigna?
La incomprensión, la agresividad, la maldad, el odio. ¡Es tan gratuito! 

¿Qué teme?
Más que temer, me da pena que no seamos inmortales. Cuando somos más sabios y pacientes, se acaba.