Vida más allá de Google

DuckDuckGo
La cara visible de este eficaz buscador es un simpático patito. Un patito que no espía a los usuarios. Al contrario que Google, DuckDuckGo no guarda ningún tipo de información sobre las búsquedas que realiza. Esto es importante para mantener la privacidad, ya que no se recolectan ni envían a terceros datos de ubicación, términos de búsqueda o historial. Cuenta con múltiples opciones de personalización, desde elegir en qué colores y fuentes se muestran los resultados hasta desactivar los anuncios." data-share-imageurl="http://magazinedigital.net/sites/default/files/field/image/google_0.jpg">

DuckDuckGo
La cara visible de este eficaz buscador es un simpático patito. Un patito que no espía a los usuarios. Al contrario que Google, DuckDuckGo no guarda ningún tipo de información sobre las búsquedas que realiza. Esto es importante para mantener la privacidad, ya que no se recolectan ni envían a terceros datos de ubicación, términos de búsqueda o historial. Cuenta con múltiples opciones de personalización, desde elegir en qué colores y fuentes se muestran los resultados hasta desactivar los anuncios. Realiza más de 20 millones de búsquedas al día, por lo que es una de las alternativas más populares a los tres grandes buscadores. 

Ecosia
Plantar árboles mientras se navega por internet es posible gracias a Ecosia. Este buscador es el único neutro en emisiones de CO2, y ya lleva plantados más de 20 millones de árboles alrededor del mundo, como en Burkina Faso, España, Brasil, Tanzania o Perú. Su objetivo es llegar a los mil millones para el año 2020. ¿Cómo? Destina el 80% de sus beneficios a proyectos dedicados a la plantación de árboles. Y ya van casi seis millones de euros desde que se fundó en Berlín hace ocho años. Los resultados son precisos y completos. Su interfaz, similar a la de Google, lo hace un sustituto ideal a la vez que ecológico. 

Qwant
Este buscador francés apuesta por ser un arma de doble filo para intentar hacer frente al monopolio de Google. Por una parte, mantiene la privacidad de sus usuarios al no almacenar ninguno de sus datos: ni cookies, ni dirección IP, ni términos de búsqueda. Las leyes francesas amparan al internauta al respecto. La otra gran baza es su diseño. Al realizar una búsqueda muestra resultados de webs, noticias, fotos y redes sociales en una misma plana. En su menú lateral se pueden filtrar los resultados. Aunque cuenta con su propio algoritmo de búsqueda, se apoya en el servicio de Microsoft Bing para mejorar sus resultados. 

StartPage
Si no se quiere renunciar a los resultados tan acertados de Google, manteniendo la privacidad en todo momento, StartPage es la página de inicio ideal. No le faltan motivos para autoproclamarse ‘‘el motor de búsqueda más confidencial del mundo’’. Sus servidores propios no almacenan ningún dato de los usuarios, y el estar afincada en Países Bajos (donde la protección de la privacidad es mayor que en Estados Unidos) le permitió obtener el primer Sello Europeo de Privacidad en el 2008. Pero no sólo eso, sino que además ofrece la posibilidad de navegar por los resultados a través de un proxy propio, esto es, una página espejo que evita que la web original sepa quién (y desde dónde) se está visitando. Privacidad absoluta con tan sólo un clic. 

WolframAlpha
A diferencia de otros motores de búsqueda, WolframAlpha responde con datos, no con enlaces web. Dirigido especialmente a la comunidad científica y a estudiantes, este buscador sabelotodo sorprende con datos curiosos a la vez que completos. Sus funcionalidades únicas incluyen la resolución de operaciones matemáticas, desde divisiones hasta integrales y derivadas, estadísticas y gráficos de todo tipo. Las principales desventajas son su interfaz en inglés, su limitación de resultados a hechos objetivos y su dependencia de la información de dominio público.